Abrir una cuenta Real Abrir una cuenta Demo

Acción de la semana: AT&T

15:31 14 de marzo de 2019

Resumen:
- La denuncia sobre la fusión de AT&T con Time Warner finalmente fue desestimada.
- Las dos emresas tienen medios suficientes para lanzar una plataforma de streaming con éxtito.
- La gran base de clientes puede proporcionar un gran interés en los servicios de video a la carta.
- El aumento de dividendos superó la inflación de Estados Unidos en la mayoría de los años
- AT&T (T.US) detuvo el declive y comenzó a operar dentro del rango de consolidación

En 2019 se anunciaron algunos acuerdos importantes como Celgene-Bristol o la fusión de Newmont-Goldcorp. El comienzo del nuevo año también dio lugar al fin en el caso de la fusión de AT&T-Time Warner tras una larga disputa de dos años con la administración estadounidense. En este análisis, analizaremos la línea temporal del acuerdo y discutiremos el nuevo servicio que AT&T planea lanzar gracias a la adquisición de Time Warner.

Las acciones de AT&T se comportaron más o menos en línea con el sector entre el lanzamiento del milenio y el cierre de la fusión. Por otro lado, Time Warner arrastraba a sus compañeros de manera bastante significativa durante los últimos años. Fuente: Bloomberg, XTB Research

La adquisición de Time Warner por AT&T se anunció por primera vez en octubre de 2016. Sin embargo, como se puede notar, las noticias de esta mega fusión de 85 mil millones de dólares se produjeron más o menos un mes antes de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Debido a que Time Warner era el propietario del canal de televisión CNN, el caso atrajo mucha publicidad negativa del entonces candidato Donald Trump. Trump es conocido y crítico sobre la editorial de la CNN y le dijo a sus partidarios durante los mítines de campaña que, en caso de que gane, su administración no permitirá que se produzca esta fusión. No mucho después de que el republicano asumiera el cargo, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos comenzó a investigar la fusión y trató de bloquearla. Las preocupaciones de que el acuerdo dañaría la competencia y a los consumidores fueron la razón principal detrás del inicio del proceso. Por un lado, parece razonable, ya que ambas compañías tenían cuotas de mercado significativas en sus industrias, pero por otro lado, las palabras de Trump dieron a entender que AT&T-Time Warner podría estar en el centro del juego político.

Tras la negativa del CEO de AT&T a vender parte de las empresas en noviembre de 2017, el Departamento de Justicia de los EE. UU. presentó una demanda con el fin de bloquear el acuerdo. La demanda se desestimó en junio de 2018 y dio luz verde a las dos compañías estadounidenses para fusionarse. El acuerdo se cerró dos días después y Time Warner se convirtió en una subsidiaria de AT&T (después de cambiarle el nombre a WarnerMedia). Sin embargo, la conclusión de la fusión no impidió que el Departamento de Justicia intentara, irónicamente, bloquearla y la agencia estadounidense apeló. El Tribunal de Apelaciones de EE. UU. se negó a respaldar la apelación del Departamento de Justicia el 26 de febrero y confirmó el fallo anterior. Tras esta derrota, la administración de los EE. UU. se rindió permitiendo que la entidad combinada se enfocara en el negocio en lugar de los escarceos antimonopolio.

Como se puede ver en la tabla anterior, los ingresos y beneficios de AT&T se mantuvieron bastante estables durante la última década. La compañía también logró evitar que ni un solo trimestre de flujo de efectivo libre fuera negativo durante este período. Los picos en los ingresos a mediados de 2016 y mediados de 2018 son fruto de la adquisición, respectivamente, de DirecTV y Time Warner. Fuente: Bloomberg, XTB Research

Como ya hemos comentado el cronograma del acuerdo, veamos las razones detrás de él. AT&T es uno de los 2 principales proveedores de servicios inalámbricos de EE. UU., junto con Verizon Communications, las dos compañías tenían una participación combinada del 65-70% en el mercado de EE. UU. trimestral durante esta década. Time Warner fue una de las compañías de medios más grandes del mundo, con una sólida cartera de canales de televisión y una fuerte presencia en la industria del entretenimiento. Es propietaria, por ejemplo, de los estudios cinematográficos de Warner Bros. A primera vista, esas dos industrias son completamente diferentes. Sin embargo, observándolo desde el punto de vista diferente, se puede ver que Time Warner estaba desarrollando un producto mientras que AT&T proporcionaba medios para disfrutarlo (a través de sus paquetes de canales de televisión o servicios de Internet). Dicho de esta manera, se evidencian importantes sinergias gracias a este acuerdo.

Esto, por supuesto, no es una coincidencia, sino parte de un plan mayor del CEO y Presidente de AT&T, Randall Stephenson. El ejecutivo está pensando en configurar una plataforma de transmisión que pueda competir con Netflix o Amazon. Tras la adquisición de Time Warner, la compañía no solo tomó el control de los estudios cinematográficos de Warner Bros., sino que también se convirtió en propietaria de HBO y de todas sus series o películas. Dicho esto, ya tiene derechos para transmitir una enorme cantidad de títulos de éxito de taquilla, como por ejemplo las películas de superhéroes de DC Comics o las series de Harry Potter. Sin embargo, ser capaz de transmitir no significa que las personas cambiarán automáticamente a sus servicios. Entonces, ¿cómo puede AT&T llegar a los clientes potenciales de la plataforma de transmisión?

AT&T está disfrutando de algunas de las tasas de abandono más bajas entre los proveedores de servicios inalámbricos de los Estados Unidos. La tasa de abandono es el porcentaje de clientes que decidieron dejar de usar los servicios de la empresa durante el período. La lealtad a la marca de la base de clientes de AT&T puede jugar un papel clave para que el lanzamiento de la plataforma de transmisión sea exitoso o no. Fuente: Bloomberg, XTB Research

Por suerte para AT&T no debería ser un gran problema. La compañía estadounidense tiene más de 170 millones de clientes en los Estados Unidos, México y Canadá. Este número se relaciona con las empresas consideradas básicas para AT&T antes de la fusión con Time Warner. Sin embargo, tras la adquisición, el número de relaciones directas al consumidor aumentó y superó el umbral de 370 millones. ¿Cómo se relaciona con atraer clientes a nuevos servicios? Es bastante simple. Como dijimos anteriormente, AT&T está en contacto con más de 370 millones de clientes, por lo que puede construir fácilmente una posición dominante en el mercado simplemente ofreciendo nuevos servicios a clientes actuales en condiciones favorables. Además, como AT&T ahora tiene numerosos servicios en su oferta, puede solicitar nuevos clientes ofreciéndoles paquetes de productos. La venta de servicios de Internet y de streaming en un solo paquete de productos es una práctica que ya utilizan los proveedores de Internet en diversas partes del mundo. Sin embargo, lo que difiere de AT&T es que comercializará sus propios servicios de streaming en lugar de solo servir como intermediario para otras compañías.

La plataforma de streaming de AT&T no se lanzó todavía, pero ya podemos proporcionarle dos datos. El primero podría ser de 100 millones de suscriptores: se dice que los servicios de Amazon Prime superaron este umbral a fines de 2018. Esto significa que si AT&T logra ofrecer suficientes servicios como para convencer al 25-30% de su actual base de clientes para expandirse a con sus servicios de streaming, saltará instantáneamente al primer lugar en la industria de streaming de video. El segundo dato podría ser el de 150 millones de suscriptores: esto es más o menos el número de suscriptores de Netflix (líder de la industria) a fines de 2018. Por supuesto, tomará tiempo llegar a esas cifras y durante este período la cantidad de Amazon Prime o Netflix es probable que los suscriptores aumenten, por lo que el umbral se movería por encima con el tiempo, pero nuestra perspectiva es que AT&T ya está mejor posicionado de lo que Netflix estaba en sus primeros años (debido a la abundante base de clientes) y tiene un margen para generar una sólida rentabilidad en este segmento de negocio.

AT&T (T.US) proporcionó a los accionistas ingresos estables y crecientes a través de su política de dividendos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que siguiendo el ritmo de la crisis financiera, el crecimiento de dividendos se estancó en torno al 2%. Fuente: Bloomberg, XTB Research

Además de configurar la plataforma de streaming, AT&T también planea impulsar los esfuerzos en otro negocio lucrativo: la publicidad. La compañía adquirió AppNexus, la compañía de software de publicidad de EE. UU., a mediados de 2018 y la integró en la división Xandr, el segmento de publicidad de AT&T. Si bien la compañía ya cuenta con algunos ingresos por publicidad, la adquisición de AppNexus también proporcionó a las telecomunicaciones de EE. UU. herramientas de análisis sólidas. A su vez, AT&T podrá comprender mejor las tendencias de los clientes y adaptar su oferta de entretenimiento a las necesidades de los clientes. Por último, pero no menos importante, la industria principal de AT&T es la que tiene flujos de efectivo relativamente estables, ya que la necesidad de servicios inalámbricos no está relacionada con el ciclo comercial (la base de clientes puede no aumentar demasiado rápido durante la recesión, pero también es muy poco probable que una gran parte de los consumidores de AT&T renuncien al uso de Internet o teléfono debido a la caída en la actividad económica doméstica). Dicho esto, las telecomunicaciones tienen medios para distribuir beneficios a los accionistas y lo hacen a través de una política de dividendos sólida y estable. La compañía ha estado incrementando el pago de dividendos anualmente desde 1985 y, en la mayoría de los años, el ritmo de crecimiento de los dividendos superó la inflación de los EE. UU. AT&T pagó $ 2.01 de dividendo por acción en 2018, lo que brindó a los accionistas un rendimiento de dividendos del 7.04%, muy superior al 2.15% para todo el índice S&P 500.

AT&T (T.US) ha estado operando dentro de una tendencia bajista desde mediados de 2016. Sin embargo, la presión bajista disminuyó un poco en los últimos tiempos y las acciones comenzaron a negociarse dentro de un rango de consolidación. Tenga en cuenta que el precio a menudo ha respetado la media móvil de 200 sesiones en el pasado (línea morada en la tabla de arriba), por lo tanto, puede ser conveniente hacer un seguimiento de ello. Fuente: xStation5

Los CFDs son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 80% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFDs con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFDs y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. La operativa en CFDs y futuros requiere una vigilancia constante de la posición. Estos instrumentos comportan un alto riesgo si no se gestionan adecuadamente y un beneficio puede convertirse rápidamente en pérdida como consecuencia de variaciones en el precio. Operar con CFDs y futuros requiere conocimiento de los activos financieros. XTB ha elaborado este informe exclusivamente a efectos informativos. Toda la información en éste contenido está basada en informaciones de carácter público y ha sido obtenida de fuentes que se consideran fiables. Sin embargo XTB no garantiza la corrección ni la precisión de la información incluida en el informe. Las opiniones incluidas en éste son exclusivamente nuestra opinión y están sujetas a modificación sin previo aviso. XTB no asume obligación ninguna de actualizar ni mantener la información y opiniones expresadas. Este informe no es, ni debe entenderse como una oferta o solicitud de comprar o venta de ningún valor ni instrumento financiero

Compartir:
Volver