Explicación precios futuro vs spot y roll-over, por Daniel Álvarez

Empieza a invertir hoy o prueba una cuenta demo gratuita

Abrir una Cuenta Real PRUEBA UNA CUENTA DEMO Descarga la app móvil Descarga la app móvil


Durante mis años trabajando en XTB, una de las dudas más habituales entre los traders con los que he tenido oportunidad de hablar radica en la existencia del roll-over. Normalmente, la mayoría de operadores conocen el concepto, pero en muchas ocasiones tengo la impresión de que los brokers no damos una explicación teórica minuciosa que permita al trader saber qué es lo que hay detrás de esto, por qué no coincide el precio del futuro y el del contado. Pues bien, más allá de que podamos entender que las posiciones quedan compensadas en nuestro balance, voy a tratar de aproximarme al cómo se forma el precio del futuro de un activo, para que nos resulte más sencillo entender el roll-over.

 

LA FORMACIÓN DE PRECIOS DE LOS FUTUROS

Los fundamentos a la hora de analizar la formación de precios de los futuros he de decir que apenas hay diferencias con los precios spot –al contado-. De hecho, no es correcto decir que el precio del futuro se forma a través del precio del contado, o viceversa, sino que ambos parten de la misma base, hasta el punto de que yo no diría que el precio del futuro incorpora expectativas o, al menos, no lo hace en mayor medida que el precio spot.

En realidad, la formación de precios de los futuros lo que hace es valorar todos los beneficios y costes de oportunidad derivados de comprar o vender los activos en una fecha futura, en comparación con hacer lo mismo al contado. En este sentido, hay dos factores clave que analizar:

1. El tiempo: la existencia de un período de tiempo hasta la activación de la operación pactada en el futuro supone una mayor incertidumbre –es decir, más riesgo-

2. La clase de activo: los hay financieros o materiales (como las materias primas). Como es lógico, un verano demasiado cálido, o demasiado frío, afectará mucho más al precio de commodities alimenticias que a la cotización del Ibex.

Por eso, el precio del futuro de un activo puede cotizar con prima con respecto al precio spot (spot<futuro), a la par, o con descuento (futuro<spot). Esto refleja, en términos técnicos, la cobertura de cualquier operación a futuro.

Empieza a invertir hoy o prueba una cuenta demo gratuita

Abrir una Cuenta Real PRUEBA UNA CUENTA DEMO Descarga la app móvil Descarga la app móvil

Y es que la venta a futuro de un activo a un precio determinado implica riesgo de subida del precio del activo en cuestión el día de su vencimiento, que podemos cubrir de este modo: primero, tomo prestado a un tipo de interés (le llamaré "i"). Después compro el activo en el spot y lo mantengo hasta la fecha de vencimiento. Mientras tanto, disfruto de la rentabilidad (que llamaré "r") del activo por ser titular del mismo.

Partiendo de estas premisas, el precio al futuro comprometido tiene que ser aquel que refleje el valor actual del activo comprado para el hedge o cobertura, pero siempre considerando tanto el coste de financiación necesario para la compra (i) como la rentabilidad de la que swe disfruta por su titularidad (r). Pues bien:

1. Si i<r, el precio del futuro cotiza con descuento – es menor-, pues el hecho de que el precio del futuro sea menor se verá compensado a lo largo de la vida de la operación por la mayor rentabilidad (r) que su titularidad reporta en relación al coste de financiación (i) que asumimos.

2. Si r<i, el futuro cotiza con prima, pues su precio debe ser mayor para compensar que el coste de financiación (i) es mayor que la rentabilidad (r) que su titularidad nos está reportando.

3. Si i=r, futuro y spot cotizan a la par, pues se compensan mutuamente rentabilidad de titularidad (r) y costes de financiación o intereses (i).

 

EL ROLL-OVER

Ahora que ya tenemos clara la diferencia entre precios del futuro y del contado (o spot), es el momento de comprender en qué consiste el rollover, desde una perspectiva teórica.

La traducción literal de roll-over sería algo así como "rotar". Y es que llamamos así a la operación de cambiar (en realidad sería más apropiado decir "renovar") inmediatamente antes de su vencimiento – normalmente el mismo día, o el día anterior- un contrato con un vencimiento determinado por el siguiente en el tiempo. Esto nos permite mantener las posiciones más allá del vencimiento del contrato en el que entramos inicialmente.

Especialmente útil es el roll-over en los contratos al final de los cuales se produce entrega física. Y es que siempre que al llegar a vencimiento no queramos ir a la entrega que supone la liquidación al vencimiento de algunos contratos, deberemos hacer el roll-over de esa posición. De esta forma, compensamos la posición que teníamos sea comprada o vendida, por la contraria, y pasaremos nuestra actual posición, larga o corta, al siguiente contrato en vencimiento. 

Empieza a invertir hoy o prueba una cuenta demo gratuita

Abrir una Cuenta Real PRUEBA UNA CUENTA DEMO Descarga la app móvil Descarga la app móvil