Operativa en volatilidad con opciones

A través de la operativa en volatilidad con opciones, la direccionalidad del precio deja de tener tanto protagonismo a favor de la magnitud del movimiento en el precio.

A menudo nos encontramos en situaciones en las que, para un mercado en concreto o para un activo específico, podemos prever escenarios en los cuales nos resulte relativamente sencillo imaginarnos cuanto se va a mover el precio, pero sin embargo, nos resulte tremendamente complicado tratar de descubrir la dirección que va a tomar el mismo. Presentación de resultados de empresas, decisiones políticas, eventos naturales o incluso figuras técnicas que auguren un fuerte movimiento del precio. Estos son los momentos idóneos para plantearse una operativa en volatilidad.
A través de la operativa en volatilidad, la direccionalidad del precio deja de tener tanto protagonismo como para cedérselo a la que será la piedra angular de la operativa, la magnitud del movimiento en el precio. Pasamos de pensar en "¿Hacia donde?" Para empezar a plantearnos "¿Cuánto?". En función de los distintos escenarios, que imaginemos se puedan llevar a cabo, decidiremos que tipo de estrategia combina mejor con nuestro portfolio de opciones o cuando será conveniente vender o comprar volatilidad.

Antes de adentrarnos en las estrategias, conviene saber qué es la volatilidad y cómo nos afecta como traders de opciones.

La volatilidad esta determinada como la variabilidad del movimiento del activo subyacente y es un factor clave en la valoración de opciones. Este parámetro es tan importante para el inversor de opciones que sí, por ejemplo, es alcista y decide comprar una call, puede darse el caso en el que si se cumple su pronóstico de subida del activo subyacente, pero no se cumple en la amplitud o rapidez que implicaba la volatilidad implícita en la prima a la que compró la opción, puede que pierda dinero, a pesar de haber acertado la tendencia.

Podemos determinar tres tipos de volatilidades:

HISTÓRICA: Se calcula como la desviación típica de los rendimientos del activo subyacente. Es calculable en todo momento y conocida de antemano.
IMPLÍCITA: Es la volatilidad con la que se encuentran cotizando las opciones. Resulta bastante complicada de calcular y en ella se refleja una estimación de la volatilidad que va a tener el activo subyacente durante la vida de la opción.
FUTURA: La que realmente acaba teniendo el subyacente durante la vida de la opción. No es calculable hasta que la opción vence.

Según el vencimiento con el que vayamos a cuadrar nuestra estrategia tendremos que tener en cuenta cual ha sido la volatilidad histórica del período anterior a la operativa con opciones y con qué volatilidades esta cotizando actualmente esas opciones. Así podremos determinar si una opción esta cotizando la volatilidad cara o barata.

Además hemos de tener en cuenta que el creador de las opciones no aplica la misma volatilidad implícita para los distintos precios de ejercicio, sino que cada precio posee una volatilidad implícita distinta. Por tanto no estará valorada igual una CALL a 3 meses sobre EURUSD con 1,23 como strike que una con strike en 1,29.

Esto se realiza así para diluir los errores de predicción que se asumen en todos los modelos de valoración de opciones, ya que, tomamos como premisa que las rentabilidades del subyacente siguen una determinada distribución cuando exactamente esto no es del todo correcto. Al dibujo que nos deja la volatilidad implícita al graficarla frente al precio de strike se denomina sonrisa de volatilidad o volatility smile.

 

Estrategias con volatilidad en Opciones

A continuación vamos a conocer las estrategias más básicas en la operativa con volatilidad y cómo podemos determinar para qué escenario es más conveniente cada una de ellas.

Por lo general, rara vez se mantiene toda la estructura de la estrategia a vencimiento, sino que en función de la evolución del precio se suelen ir deshaciendo "patas" de la estrategia para tratar de maximizar la rentabilidad de la operación.

 

Cono o Straddle

Es la operativa en volatilidad más agresiva. El cono comprado consiste en la compra de una CALL y una PUT con el mismo strike y generalmente At The Money. La utilizaremos en aquellos escenarios en los cuales preveamos un movimiento extremadamente brusco del precio. Posee como parte negativa que es la operativa más cara en volatilidad pero posee los puntos de break-even más cercanos. Por el contrario utilizaremos la vertiente de cono vendido cuando no esperemos movimientos bruscos del activo subyacente o cuando determinemos que la volatilidad implícita de la opción está cotizando bastante cara.

 

Cuna o Strangle

Una operativa similar a la del cono pero realizada con opciones OTM lo cual abarata la estrategia pero aleja los puntos de break-even. El operador de la estrategia de cuna comprada esperará que el subyacente se mueva incluso con una magnitud mayor que el del cono comprado ya que para ser rentable ha de abarcar una gran fase del movimiento del precio. En el caso de realizar la venta de una cuna, ingresaremos menos prima pero podremos soportar mejor los movimientos del precio antes de entrar en negativo.

 

Mariposa comprada

Es junto con los spreads, la operativa más conservadora en opciones. Para esta estrategia se combinan 4 opciones. Por un lado se compra una CALL de precio strike inferior al actual (una ITM) y se venden dos CALL al nivel más ATM que encontramos y sobre el que pensamos que pueda finalizar el subyacente. Por último compramos una CALL con un strike alejado, es decir, una OTM.

Utilizaremos esta estrategia en aquellas fases del mercado en las cuales esperamos poca volatilidad en el movimiento del precio pero  por otro lado no queremos vernos excesivamente expuestos si el mercado se dispara en alguna de las dos direcciones.

 

Mariposa vendida

Es una estrategia diseñada para tratar de buscar movimientos de una mediana en el precio pero que sin embargo no van a reportarnos grandes ganancias, pero tampoco excesivas pérdidas. Se compone de la venta de una CALL ITM, la compra de dos CALL ATM  y la venta de otra CALL OTM. El éxito de esta estrategia dependerá  especialmente de los precios de las primas cobradas y pagadas en la medida que las primas cobradas por la venta de las CALL compensan las primas pagadas por la compra de las dos opciones CALL centrales. El beneficio está limitado y se obtiene cuando el precio del subyacente se sitúa al vencimiento fuera del intervalo central.

Como hemos visto, es de suma importancia elegir la estrategia adecuada a la hora de operar en volatilidad. Primas netas, vegas, strikes… son factores que el trader de opciones ha de manejar con suma facilidad si quiere tratar de arañarle unos euros al mercado. 

Pon a prueba tus conocimientos en una cuenta de xStation demo gratuita

PRUEBA UNA CUENTA DEMO